07 octubre 2007

Western + Vampiros + Jevita

Nastassia Malthe: Angelina Jolie + Aura Ávila
x
Los hombres pensamos con el pipí. Qué predecibles somos. Por eso caí facilito y termine comprando BLOODRAYNE: DELIVERANCE (director: Uwe Boll) después de ver varias veces esta caratula:
En realidad la carátula es una oferta engañosa que debería ser notificada al Indecu (igualito que la publicidad del Seniat que dice: "Si tramitas tu RIF en línea, la única cola que verás será la del mouse de la computadora"). No porque BLOODRAYNE: DELIVERANCE sea una película infame, ni mucho menos, sino porque la jevita protagonista (la noruega Natassia Malthe, una mezcla de Angelina Jolie con Aura Ávila) jamás usa ese top que se ve allí (regla: si quieres arrodillar a un pipí pensante, muestra la franja de piel ubicada entre ambos pechos), ni siquiera enseña el ombliguito y su vestuario es más bien recatadito.
x
Es la segunda parte de una película de 2005, BLOODRAYNE, que como buen pipí pensante, también terminaré viendo: me apuesto 100.000 bolos a mí mismo. Esta parte 2 es un western siglo XIX entroncado con el género de vampiros. Natassia Malthe es Rayne, una Damphir, es decir, mitad humana mitad vampira, o explicado con toda crudeza: una humana víctima de violación perpetrada por un vampiro. El malo al que debe eliminar: Billy the Kid (Zack Ward), vampiro metrosexual con look David Beckham-después-de-la-quemazón.
Las películas protagonizadas por guerreritas endurecidas, caso de BLOODRAYNE: DELIVERANCE, responden a una serie de convenciones para deleite del macho pipí pensante que procedo a enumerar:
1
1. La chica llega a la cantina llena de machos y escuchará un comentario machista, en este caso: "La mujer sólo sirve para dos cosas: hacerme la cómida y mantenerme el pipí caliente". Al tipo que lo dijo se lo tragarán los gusanos.
x
2. Habrá una escena (minuto 61 al 63) en la que la chica seducirá (seguramente con un amago de striptease) a un macho al que esposará y hará creer que tendrán sexo, pero que terminará jodido y sometido. ESCENAS SIMILARES DE OTRAS PELÍCULAS: 1. ¿Recuerdan a Angelina Jolie, creo que en LARA CROFT 2, cuando parece que se va a quitar la toalla que la envuelve (me iba dando un infarto) y al final es puro paro? 2. ¿Recuerdan también a la Jolie en SEÑOR Y SEÑORA SMITH haciendo de una suerte de prostituta delivery-geisha-dominatrix vestida de negro con semerendo escote, y que también es un paro? (sufrí un ataque erectorio ídem, lo confieso). Sin embargo, el tema de la sexualidad de las heroínas cinematográficas merece un análisis aparte, porque a pesar de su apariencia sexy, suelen caracterizarse más bien por la represión carnal, por cierto trasfondo de amargura abstemia. Y la gata panza arriba de BLOODRAYNE no es la excepción. ¿Veremos algún día una agente 007 femenina que se divierta promiscuamente mientras lucha contra el mal? Lo dudo.
3. Y esto es lo más rudo de todo: es políticamente incorrecto lo que diré, pero los hombres que vemos este tipo de película sabemos que habrá una escena en la que la chica será brutalmente coñaceada y/o martirizada (en BLOODRAYNE, de los minutos 85 al 90). Y aunque no lo reconozcamos públicamente, los hombres vemos estas escenas dos o más veces. Nos perturban que jode.
Haciendo un análisis sicoanalítico, probablemente estas escenas responden al deseo subconsciente de castrar y castigar a la hembra que de alguna manera se ha emancipado o puesto en peligro la supremacía o estabilidad erótica del macho. EJEMPLOS: las palizas que se lleva Demi Moore en G.I. JANE, Lucy Liu cuando termina desnuda y colgada boca abajo del techo en RISE, del director venezolano Sebastián Gutiérrez, etc).
x
Insisto, BLOODRAYNE 2 no me parece una película totalmente descartable. Una de las cosas poco tradicionales es que hay escenas bastante explícitas de muerte de niños. Y tiene algunos elementos humorísticos interesantes. Por ejemplo, el personaje del Predicador (Michael Eklund), un curita sexy e histriónico que se agarra la entrepierna mientras da los sermones en la iglesia. Y también Newton Pyles (Chris Coppola), un insoportablemente ladilla gordito periodista enviado por el Chicago Tribune, uno de esos reporteritos de la vieja guardia que anotan toda vaina en su libretica. Precisamente Coppola da pie a un diálogo de cierre que me pareció realmente brillante:
Mr. Garret (uno de los buenos que se alían con Rayne): La vida es como un pene. Cuando está blanda, no sirve para nada.
Newton Pyles con su libretica en la mano: ¡Debo escribir esa frase!
x
x
Tarjeta de buhonero de DVD en la UCV (cortesía de Luz Elena Carrascosa):

2 comentarios:

Juniper Girl dijo...

Mira que estos analisis han salido justo en el momento. La ultima es que "Warner Bros no quiere más películas con protagonistas femeninas". El resto de la noticia la lees aqui: http://www.cinencuentro.com/2007/10/08/warner-bros-no-quiere-mas-peliculas-con-protagonistas-femeninas/

Blogger dijo...

I've just installed iStripper, so I can have the hottest virtual strippers on my desktop.