26 junio 2007

ALGÚN DÍA SUCEDERÁ

No soy magnicida. Pero inexorablemente, algún día ocurrirá: Chávez va a dejar de echar vaina. Es una realidad biológica, aunque estoy totalmente consciente de que los adelantos de la ciencia médica pueden servir para que una persona con mucho dinero pase los 100 años o mucho más (ahí está el ejemplo de Fidel Castro); también estoy totalmente convencido de que antes de que termine este siglo inventarán la manera de transferir toda la información de un cerebro humano a un soporte informático, para luego volver a transferir la data de personalidad a otro cuerpo humano clonado y joven. Pero olvidemos eso y pensemos en el día en que Chávez deje de echar vaina y de provocar tantas ganas de irse a cualquier otro país del mundo, inclusive a Mongolia. Yo ese día me lo imagino así:




x
En esta escena, un ewok toca tambores con los cascos de los soldados de Darth Vader. Quizás nosotros podamos tocar tambores con los cascos de los malditos militares.
x

La posibilidad de soñar de nuevo un futuro con quienes amamos...


Imágenes tomadas de la secuencia final del Episodio VI de La Guerra de las Galaxias: El retorno del Jedi.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Gracias Alexis!
Como sabes, significa un montón para mí esto dado que soy gran fan de star wars.
Cuidate mucho ok!
Un beso grande, Mari

Simón dijo...

No sé, Alexis, a mí la abulia me parece peor que la muerte. Tomaré tus deseos como una de esas ráfagas de pesimismo íntimo que suele abatir ocasionalmente a los seres inmersos en sociedad. De resto, cierta diversión obtengo del frenetismo que Chávez le ha insuflado a la Venezuela de nuestros tiempos.