25 septiembre 2007

EL COLUMBO DE ESTOCOLMO

x
Vaya usted a saber cómo carajo llegó a la esquina de Plaza España, en la avenida Fuerzas Armadas, un capítulo de una serie policial sueca de películas para TV (cada una de 90 minutos). Se llama BECK, suma más de 24 episodios desde 1997 hasta la fecha y los protagonistas son el impertérrito Martin Beck, detective de Poli-Estocolmo (Peter Haber) —un verdadero bloque de hielo ártico— y su despechado asistente Gunvald Larsson (Mikael Persbrandt).
x
Y ustedes, diáfanos lectores, se preguntarán como yo me pregunté: ¿la policía tiene trabajo en un país nórdico? ¿Hay páginas de sucesos en los periódicos nórdicos, con sus respectivos Sandra Guerrero o David González? Pues por lo que muestra esta película para TV, al parecer los suecos descargan su violencia puertas adentro. Este capítulo trata sobre hombres que se excitan golpeando a sus esposas o amantes. Sin embargo, resulta sumamente conmovedor el pudor con el que los policías suecos sujetan sus pistolitas de juguete: es como que les temblaran las manos al portarlas, tal debe ser la repulsión y la extrañeza que inspiran las armas de fuego en este país. Y las reuniones de trabajo de los detectives suecos son tan asépticas y pulcras que parecen juntas corporativas de Procter & Gamble. Menos mal que Román Chalbaud no rodó CANGREJO en Estocolmo.
x
En el mosaico de abajo, algunos detalles:
x
1. El doble del actor Mikael Persbrandt, señalado con flecha amarilla en el gran plano general, salta un pequeño abismo en el stunt más arriesgado de toda la película;
x
2. Mikael Persbrandt con una pistolita de juguete que le quema las manos;
x
3. Popular comiquita de fantasmitas en la televisión sueca;
x
4. Hermosa patrullita de Poli-Estocolmo.
x

1 comentario:

Qx dijo...

Y yo que tengo meses viendo la cajita de "BECK" por ahí en los buhoneros y pensaba que era de un concierto...