13 marzo 2007

THE GOOD SHEPHERD (2006) - Robert de Niro


Si uno trabaja con Martin Scorsese o Francis Ford Coppola, algo se debe pegar. A Robert de Niro todavía le hace falta soltarse más como director, adquirir cierto toque de locura, pero THE GOOD SHEPHERD es una película importante acerca de las vicisitudes de la odiadísima CIA (si Chávez tuviera un mínimo de cultura general, la debería recomendar) e íntimamente conectada con la THE DEPARTED de Scorsese. La relatividad del bien y el mal. Los perros guardianes de la América blanca y protestante que usan la tortura para defender la libertad. En el espionaje de la Guerra Fría no hay buenos ni malos, en nadie se puede confiar, todo es relativo y cambiante. Uno puede hasta matar a su propio nieto para frenar al comunismo. El general Bill Sullivan (el propio De Niro) alerta sobre los riesgos del "exceso" de democracia.
No me convenció el personaje de Clover-Margaret (Angelina Jolie). Entiendo que era otra época en términos de emancipación femenina, pero me parece poco creíble que una mujer tan atractiva y con tanta iniciativa (cuya aparición es un chorro de agua fría en un momento en que la película empezaba a ponerse de pesada digestión) se cale seis años de espera en la Segunda Guerra Mundial con apenas un episodio de infidelidad. Y que además se asombre cuando Edward (Matt Damon) le revela que "Me casé contigo por el embarazo", algo que era totalmente obvio a esas alturas del partido. Y es que desde un principio es incomprensible que se sienta atraída por un insípido burócrata perteneciente a una cofradía secreta de hombres sexualmente confundidos que pelean desnudos en barro y se orinan unos a otros. La Jolie se va degradando. Parece tener luego un despertar fugaz cínico, cuando suelta lo de "Primero la agencia, luego Dios", pero se queda en eso. Sigo pensando que la Jolie no tiene un buen papel desde hace mucho, mucho tiempo. Casi hay que remontarse a los tiempos de GIRL, INTERRUPTED, en 1999.
El desenlace es totalmente coherente. Desde hace mucho tiempo estaban muy claras las prioridades en la vida de Edward Wilson, otrora actor teatral y poeta en ciernes. Casi que desde que dejó sola en la playa a Laura (Tammy Blanchard), una chica extremadamente blandita y dulce que podía haber sido la oportunidad de una vida más tolerante y vinculada a las bellas artes. Resulta aterrador pensar que gente como el demócrata John Kerry han pasado por esa institución tan estúpidamente gringa de la cofradía estilo Skull & Bones.
Pronto fundaré un club de gente que detesta a Matt Damon. Pero tengo que reconocer que es el ideal para este papelito de burócrata ratonil, insignificante y relamido. El tipo que tiene una inteligencia elevada desde el punto de vista operativo, pero que carece del otro tipo de inteligencia, la panorámica, la que te permite ver el mundo y la vida en perspectiva. Hay gente que se gradúa Magna Cum Laude en la universidad y no sabe vivir. De Niro parece sugerir que este WASP intolerante ("En Estados Unidos están de visita", dice acerca de los inmigrantes) es en el fondo un gay de closet que se no atreve a asumir abiertamente su sexualidad. El chamo que hace de hijo de Damon (se llama Eddie Redmayne) es la cagadita de Matt Damon. Vaya muchachito gafo e insoportable. Tremenda selección de casting.
NOTA:
Esta película la vi a las 6:20 pm del sábado 10 de marzo en la sala VIP del Tolón. De vez en cuando es de pinga meter el paro de rico, aunque en un artículo de Newsweek leí una vez que la clase ejecutiva de los aviones está hecha para los wannabe de clase media a los que les gusta humillar a los pobretones de clase económica, porque los ricos de verdad tienen aeronaves privadas. En todo caso, el asiento acolchado tipo buscama en la primera fila fue una maravilla para mi espalda en una película de tres horas.

5 comentarios:

María Virginia dijo...

Clover. Ella es una mujer. Y en una de sus dimensiones más elementales. Es una chica inteligente, atrevida (todavía no me convence el rojo escarlata en la piel de la Jolie), sensible pero tonta. Presa de su mundo pero con el sentido común para saberlo y el miedo suficiente para no intentar cambiarlo. Eso es posible. Completamente. Es una de esas personas que "no llegan a ser".
Te confieso que la escena del bosque cuando Clover se le monta a Edward con esa decisión, despertó una expectativa ¡ja! que se esfumó segundos después cuando ella le pregunta al semental (al mejor estilo de una exigencia bajo presión): ¿me amas?.
Me gustaría pensar que es poco coherente, incluso inverosímil, pero esas personas existen. Créeme. Aunque me cueste entenderlas, conozco más de una.

Durante toda la película tuve dos sensaciones: mucha junta con los chicos que mencionaste, y el olor de algo rancio, maligno. Respiraba un aire enrarecido, una mezcla de La Novena Puerta y El Exorcista. Con algunas notas de Eyes Wide Shut. Temo ser definitiva pero insisto que la deshumanización es más aterradora que las 10 plagas de Egipto. Y más en nombre de la abstracción que llaman "patria".

Matt Damon. La única escena que mal tiñe el desempeño de Edward es la de él mismo haciendo de mujer en la Universidad. Menos mal que se dedicó al espionaje. Así como pienso que Brad Pitt es uno de los mejores malandros del cine, Damon es uno de los mejores espías. Rostro duro con lejanos rasgos de sensibilidad. Creo que va por buen camino.

Creo que voy a recordar por muchos años las tres campanas negras. Parecían cuervos. El hombre con el sombrero circunspecto y engañosamente tímido ¿Edward?. La sangre es para los bárbaros. Gambon y la despedida del profesor. Magnífico. Y... todavía no puedo olvidar los ojos del que se convirtiera en director de la CIA. Es el leit motiv de la película.

La chica sorda (la lindura de la Universidad). Es un clásico. Un homenaje a la femineidad hiper susceptible. Blanco fácil. Sorpresa, sorpresa que su atrevida pureza está por encima de las circunstancias. Estos hombres que están por encima de las guerras versus un personaje que entiende cómo es el movimiento y vive ajena a él. Sus ojos puestos en conocer el mundo, en la felicidad que la vida sencilla puede ofrecer, contrapuestos al olímpico abandono del alma.

Moraleja: ¿no guardes para mañana lo que puedes conocer hoy?.

Alexis Correia dijo...

María Virginia:

Veo un futuro en el que tendrás un blog de cine con 40.000 lectorías diarias, quizás cuando venzas ciertas timideces. De verdad no sé como agradecer que derrames todo tu océano de sensibilidades justo aquí. No sabes lo afortunado que me siento.

No estoy 100% de acuerdo contigo en lo que dices de la Jolie. Para mí no es tanto una cuestión de verosimilitud o no-verosimilitud. O de que haya o no mujeres así, que las hay. Mi punto es que el personaje de Clover-Margaret no está bien construido. Se queda en esbozos, en asomos.

Siento que THE GOOD SHEPHERD, más allá de muchísimas virtudes, es una película muy de machotes, muy sobre un mundo construido bajo las reglas de los hombres. Robert de Niro, machote de los duros al fin y al cabo, no puede escapar de esto. El personaje de la mamá de Edward es inexistente. La novia africana del hijo de Matt Damon también es dibujada tangencialmente, es sólo una foto de carnet en blanco y negro. El personaje de Clover-Margaret al final queda muy mal parado en esa escena de la boda de su hijo, me parece que la manera de terminar su aparición en la película fue infame. Definitivamente, el personaje femenino favorito para mí es Laura. Vaya algodoncito de mujer. Delicada como la seda, pero a la vez firme y consecuente en su universo de valores. La posibilidad de una vida distinta.

Luego de leer tu comentario, estuve pensando: ¿por qué se repite tantas veces la frase "Estás a salvo conmigo", que le dice la amante africana al hijo de Matt Damon en la filmación clandestina del acto sexual entre ambos que luego es analizada por la CIA? Si se repite tantas veces, debe ser por algo. Quizás simboliza lo que Edward jamás pudo disfrutar: el refugio de los afectos, el útero maternal, y por eso escuchar esas palabras tiene tanto impacto sobre el personaje de Matt Damon. O quizás estoy totalmente pelado en mi análisis.

María Virginia dijo...

Siendo lo que yo entiendo de Edward (y es que la pregunta me la hice todo el tiempo intentando entender qué quisieron decir con eso), el primer rayo fue la falta de afecto: qué se siente ser amado, deseado, protegido...

A la segunda sentí que en medio de toda la basura en la que nos convertimos, estar en el cálido interior de una mujer es el refugio perfecto para esconderme de mí mismo y de todo mi mundo. Luego pensé: después de todo, a qué se reduce la vida? a lo más elemental? al amar y ser amado? a tener esposa y niños? a la familia?.

Tambien un gélido balde cae sobre mí cuando pienso que a fin de cuentas todo lo que supuestamente lleva a algo más elevado termina siendo una parte más del rompezabezas, otro gaje del oficio, un afecto completamente construido. Todo lo que me hizo anhelar fue totalmente falso, una burla más de la vida que decidí llevar. Pero hice mi trabajo, desmembré la cinta y llegué al fondo. Lo demás no importa.

Es como música para sus oídos "¿Cómo se siente...?". Siendo Edward yo también hubiese desgastado la cinta.

Me encanta la idea del útero. Definitivamente siento que Edward extrañaba esa calidez. Cuando extrañas algo que no conoces. Como los robots ansían ser humanos. Lo llamo la cuna de la vida.

Ahora, no todos los que anhelan calidez son robots y no todos los robots quieren ser humanos.

María Virginia dijo...

Alexis: leerte resucitó mi pasión por el cine.

Y gracias te daré. Una y otra vez. Hasta que vuelva a morir.

David dijo...

Coincido plenamente que leerte es un verdadero placer, y aumenta la pasión que uno siente por el cine. Me encanta ir a ver diferentes festivales de cine, y cada año suelo ir a los que se realizan en mi país. Un año que estaba de vacaciones en un Hospedaje económico en Las Vegas, tuve la posibilidad de ir a un evento cinematográfico que se realizo alli