30 abril 2008

LUGARES COMUNES DEL CINE

En esta ocasión vamos con BLUE CRUSH (2002), una película de jevitas surfistas de grata recordación, pues entró en la primera cartelera cinematográfica después del paro general de dos meses de diciembre 2002-enero 2003. Uno estaba tan desesperado por volver a ir al cine, tomar refresco que no fuera Big Kola y oler el aroma de cotufita que, pusieran lo que pusieran, a uno le parecería una gema deliciosa del séptimo arte. La primera noche que estuvo en el Sambil se fue la luz y todos en la sala nos cagamos, pues eran tiempos de cagazón por cualquier pendejada. Nos sellaron el boleto para que volviéramos al día siguiente.
x
Pues bien, el lugar común de BLUE CRUSH es: comienzo de la película + viajecito a la playa + jevitas felices en carro porque van a surfear. ¿Qué canción ponen en la banda sonora? "COULD YOU BE LOVED" de Bob Marley, por supuesto. Hay 10.000 otras canciones arrechísimas de Bob Marley y menos puteadas (como "Pimper's Paradise" o "Sun is Shinning"), pero siempre hay que poner "Could you be loved":
Michelle Rodríguez protagonizando una jodederita playera... Dioxxxxxxxxxxxx. Why I can't be you?
Una de las escenas más absurdas de BLUE CRUSH. Las jevitas surfistas trabajan de servicio en un hotel cinco estrellas. En una habitación de jugadores de fútbol americano, hay un condón usado en el suelo. La catirita de pelo corto (Sanoe Lake) lo pisa y arma un berrinche estupidísimo y sobreactuado. Cualquiera cree que va a quedar embarazada por tocar semen. Segunda estupidez: Kate Bosworth agarra el condón usado, busca a los dueños de la habitación y les reclama por su desconsideración. ¡Pajúa, para eso están pagando un hotel cinco estrellas!

1 comentario:

El dueño dijo...

Yo dejé un condón usado en el Melia Caracas. Nadie me dijo nada.