21 mayo 2007

CLASES DE TENIS EN TAIWÁN




20 30 40 (2004)
Sylvia Chang
x
Para Karina. Extraño mucho tus comentarios.
x
Esta película taiwanesa la conseguí en el puesto de cine de autor del señor que cobra 10.000 bolívares por película (suele justificarse) y que se pone los fines de semana entre el Ateneo de Caracas y la Plaza de los Museos. La comedia romántica 20 30 40 —que según la carátula, formó parte de la selección oficial de Festi-Berlín 2004— no es una obra mayor, pero lo que me gusta es que la directora-actriz Sylvia Chang no pretende echárselas de gran autora, ni de Woody Allen, ni de Wong Kar Wai, pero se las arregla para conseguir 110 minutos austeros y coloridos al mismo tiempo, con reposo, sencillez y mucha feminidad.
Tres chicas de distintas generaciones en Taiwán, todas con algún tipo de soledad y/o desamor:
* XIAO JIE (interpretada por Angelica Lee): veinteañera emigrante de Malasia que ingenuamente pretende triunfar como cantante pop en Taiwán, haciendo dúo junto a una hongkoniana en un invento de Shi Ge, fracasado y mariguanero productor musical. Xiao Jie se siente muy atraída hacia su compañera en el dúo, pero tarda siglos en conceptualizar su sentimiento lésbico. En la escena del beso sáfico final, si yo hubiera estado en una sala de cine, me paraba a aplaudir.
* XIANG KU (interpretada por René Liu). La chica del amante en cada aeropuerto. Azafata en sus 30 años de edad y de carácter muy independiente y ligero. Vive pegada a un celular (parece venezolana), el aparatico es su solución cuando se siente aburrida. Parejas de todo tipo (dentista maduro, músico muy inmaduro, etc) es lo que le sobra, pero ninguna la satisface del todo. Mi personaje favorito de la película por su belleza, su elegancia y su impecable selección de vestuario. Hasta el uniforme de azafata le queda estupendo.
* LILY ZHAO (interpretada por Sylvia Chang). Floristera en sus 40 años de edad. Recién divorciada de manera traumática y con algunos síntomas menopáusicos. Físicamente, suerte de Marietta Santana del estrecho de Formosa. La trama más desarrollada. Se suelta el moño con un profesor de tenis que resulta ser un gimnasta del sexo. La escena final, con una navaja en mano frente al espejo del lavamanos, es antológica: parece que va a ocurrir una tragedia y termina en un chiste muy sutil y femenino.
* Me atrevo a agregar un cuarto personaje de otra generación todavía mayor, que no aparece en los grandes créditos: la mujer que permanece acostada en estado vegetativo en una casa-hogar para ancianos donde Lily Zhao presta servicio comunitario. Me hace pensar en la situación de mi abuela materna. La soledad en su máxima expresión.
Las reflexiones giran en torno a que el ser humano, más que amor, busca compañía para sus años de vejez, y que los hombres abandonarán a sus madres o a sus esposas tarde o temprano. Desde un punto de vista antropológico, resulta interesante observar la cotidianidad de clase media de Taiwán, ese pequeño islote de vida liberal amenazado constantemente con ser borrado del mapa por su hermano grandulón y cada vez menos socialista. Un personaje masculino que mucho me conmovió: Shi Ge, el productor musical fracasado con su gorrito de lana y camisa de monstruo, su optimismo frágil y su estudio forrado de caras de luminarias del rock pop mundial. Hay una escena musical bien intimista con un bolero taiwanés, modalidad musical que desconocía. Nunca te acostarás sin aprender algo más.

3 comentarios:

Juniper Girl dijo...

Quiero escuchar ese bolero taiwanes. ¿Como se llama?

Aleisis Correia dijo...

Voy a tratar de averiguar esta noche en los créditos el intérprete del bolero.

Sabes que toda mi filmoteca está a tu disposición cuando quieras, me puedes dar una dirección y te envío allí los quemados.

Juniper Girl dijo...

jajaja. Y el nombre de la cancion es?